Correr (parte 2)

La victoria de correr es para todos, desde el que llega primero hasta el que llega al final. Cada persona que decide participar en alguna competencia pedestre sabe que tiene que entrenar para que el día de la carrera pueda demostrar sus capacidades. Correr hace que te sientas bien y eso nadie lo puede negar. Es como cuando sabes que las personas que fuman les hará daño ese veneno; pues es lo mismo con la corredera, todos sabemos que el correr nos hará bien, siempre y cuando se realice de manera gradual en exigencia, con la voluntad y disciplina de querer mejorar. Una actividad tan simple como correr te enseña a poner en una balanza muchas cosas de tu vida como el esfuerzo, la alimentación, el saber escuchar a tu cuerpo, el compromiso de tomar una decisión.


Definitivamente es cierto que cuando corremos, logramos con nuestro esfuerzo y capacidad de movimiento el pináculo de lo que podemos recorrer, nuestro cuerpo se va adaptando por ejemplo en la oxigenación y producción de glóbulos rojos para que nuestros músculos puedan rendir la exigencia que queremos. Al correr podemos dominar una técnica y optimizar la amortiguación y el impulso en nuestro cuerpo; es una actividad que necesita disciplina y se recomienda un plan de entrenamiento para poder mejorar. Muchos dicen que lo que no se mide no se puede mejorar, y eso se puede demostrar al correr, porque podemos medir nuestro rendimiento día a día, durante semanas y meses, notando una evolución natural y mejora de tiempos con sus sentimientos físicos y psicológicos correspondientes.


Hace poco me dijo un corredor joven que lo más importante al correr es disfrutar. Por otro lado un corredor experimentado, me dijo que él sale a correr en horarios diferentes para experimentar, y no sólo hacer lo que hacen los demás. Gracias a las redes sociales podemos leer experiencias y fotos impresionantes de paisajes con cimas y valles en los cuales todos quisiéramos estar. Es posible que nadie en nuestra vida se anime a decirnos que si corremos estamos mal.
El correr nos genera sentimientos y emociones que sólo el que lo experimenta con el tiempo lo puede notar. En este artículo https://culturainquieta.com/es/inspiring/item/11022-los-16-tipos-de-sentimientos-mas-comunes-y-su-funcion-psicologica.html
se dice que la emoción sería la primera reacción que experimentamos frente a un estímulo y que tiene que ver con el sistema límbico; y el sentimiento sería el resultado de una emoción, que tiene su origen en el neocórtex, en el lóbulo frontal. La respuesta a un sentimiento puede ser física y/o mental, y está mediada por neurotransmisores como la dopamina, noradrenalina y la serotonina. Asimismo, los sentimientos duran más que la emoción, pues su duración proporcional al tiempo en que pensamos en ellos.
Cuando eres corredor tienes sueños de corredor, te das cuenta que poco a poco tu esfuerzo va dando frutos, y sueñas tus metas, tus cimas, tus victorias y también tus derrotas.
Parece que en nuestros tiempos el running es el deporte más popular del mundo, y para personas que disfrutamos competir más con nosotros mismos y no tanto con los demás, es ideal. Hay quienes dicen que nacimos para correr, pero tenemos que adaptarnos a nuestros límites aunque muchos digan que no tenemos límites. Correr nos enseña a ser honestos con nosotros mismos y uno puede aprender a ser más simple y mejor ser humano. Los seres humanos somos complejos, y al correr en comunidad se puede demostrar mucho de nuestros valores y complejos. CONTINUARÁ….
Tomaso