Cráter del Popocatépetl, foto del año 1938[montañismo]

Cráter del Popocatépetl
1938
Fotografía de la familia Leytte.


bushcraft_and_camping

Quieres acampar? conocer nuevos lugares? relajarte? aqui hay una opcion en facebook que ofrece estas opciones:

 

  • Campamentos
  • Senderismo
  • Cocina en exterior
  • Clases de cocina en bosque

 

A 15 minutos de Amealco


¿Qué tienes dentro ultra maratonista?

Hola mis estimados ultra maratonistas.

Dicen que en los peores y en los mejores momentos solemos sacar lo que tenemos dentro. Ira, miedo, ingenuidad, amor. ¿Qué saldría de ti si te oprimieran fuerte, como si estuvieran haciendo zumo de naranja con tu interior?
Sabemos que si exprimimos al máximo una naranja o un limón, le sacamos todo el jugo que llevan dentro, pero también el zumo y dejamos a esa fruta que estaba unos segundos antes brillante, muerta, sin casi nada por dentro.
“Vamos a suponer que esta naranja no es sólo una naranja; sino que eres tú. Imagínate que alguien te aprieta, ejerce presión sobre ti, dice algo que no te gusta, que te ofende. Y fuera de ti sale ira, enojo, rencor y odio. ¿Por qué sale eso?”.
¿Qué sale cuando la vida te aprieta?
“Porque eso es lo que hay dentro de ti. Es una de las grandes lecciones de la vida”.

“Si sale ira, dolor o miedo es porque es lo que hay dentro”.

Es más, imagina que estás en un ultramaraton subiendo y bajando montañas, y que el clima y el terreno son difíciles, adversos. ¿Estás preparado para todo? ¿Estás consciente de las emociones que estás sintiendo, de porqué estás sufriendo?

 

“Si la vida te da limones, haz limonada”.

Pero, ¿te has parado a pensar lo que quiere decir? Esta frase, lejos de estar relacionada con el conformismo, seguramente sea una de las formas más sencillas de definir la resiliencia.
Resiliencia es una palabra que se refiere a la capacidad que tenemos las personas para sobreponernos a la adversidad y seguir adelante. Por tanto, las personas resilientes serían las que consiguen hacer limonada con los limones que les ofrece la vida: pérdidas, decepciones, rupturas…
Antes se pensaba que la resiliencia era algo con lo que se nacía, que era genético. Sin embargo, las investigaciones posteriores han logrado demostrar que esta capacidad se puede entrenar.
En conclusión, la metáfora de la naranja y la de los limones se unen para hacernos ver que podemos recuperarnos en lo adverso, que podemos sacar lo mejor de nosotros mismos en cualquier momento, y tenemos la capacidad de reponernos.
Piensa en esto cuando estés, molesto, cansado, hasta el límite de tus esfuerzos. Tranquiliza tus emociones y respira profundo, concéntrate y recupera las fuerzas internas que te ayudarán a llegar a la meta. Que te ayudarán a sentirte mejor o por lo menos conforme de la situación en la que te has metido.
Las personas resilientes saben que nadie es inmune al sufrimiento. Porque en instantes de oscuridad tenemos dos opciones: dejarse vencer o sobreponernos.
Por supuesto que en un ultra, lo que queremos es reponerlos, aunque a veces puede ser difícil por circunstancias particulares de enfermedad o daño físico. Lo importante es saber que siempre podremos reponernos, de cada uno de nosotros queda el romper nuestros límites y exprimir conscientemente lo que llevamos dentro.
Una vez que salieron todos nuestros demonios, todavía tenemos el poder de ganarle a la desesperación y sacar el zumo de fortaleza desde nuestros adentros. En el caso de los ultra maratones, recuerda que tú querías estar ahí, que no sabías exactamente a lo que te enfrentarías y que sabías de antemano que podría ser muy difícil. No te rindas, sigue adelante, y al llegar a la meta habrá valido la pena exprimir más de lo aparente, y habrá valido la pena sufrir temporalmente.
Un ultramaratonista tiene dentro de su ser todos los ingredientes necesarios para salir adelante ante la adversidad, porque desde mucho tiempo atrás sembró una semilla que germinó y está en sus adentros.
Así que recuerda lo que llevas dentro, y si la vida te exprime como un limón, utiliza todos los valores que has adquirido durante todos tus entrenamientos.


Club Duendes, foto del año 1950 [montañismo]

Club Duendes, foto del año 1950. Mis padres Porfirio Peralta Domínguez Domi Pereda Escobedo .

Fotografía de Porfirio Peralta


Correr (parte 2)

La victoria de correr es para todos, desde el que llega primero hasta el que llega al final. Cada persona que decide participar en alguna competencia pedestre sabe que tiene que entrenar para que el día de la carrera pueda demostrar sus capacidades. Correr hace que te sientas bien y eso nadie lo puede negar. Es como cuando sabes que las personas que fuman les hará daño ese veneno; pues es lo mismo con la corredera, todos sabemos que el correr nos hará bien, siempre y cuando se realice de manera gradual en exigencia, con la voluntad y disciplina de querer mejorar. Una actividad tan simple como correr te enseña a poner en una balanza muchas cosas de tu vida como el esfuerzo, la alimentación, el saber escuchar a tu cuerpo, el compromiso de tomar una decisión.


Definitivamente es cierto que cuando corremos, logramos con nuestro esfuerzo y capacidad de movimiento el pináculo de lo que podemos recorrer, nuestro cuerpo se va adaptando por ejemplo en la oxigenación y producción de glóbulos rojos para que nuestros músculos puedan rendir la exigencia que queremos. Al correr podemos dominar una técnica y optimizar la amortiguación y el impulso en nuestro cuerpo; es una actividad que necesita disciplina y se recomienda un plan de entrenamiento para poder mejorar. Muchos dicen que lo que no se mide no se puede mejorar, y eso se puede demostrar al correr, porque podemos medir nuestro rendimiento día a día, durante semanas y meses, notando una evolución natural y mejora de tiempos con sus sentimientos físicos y psicológicos correspondientes.


Hace poco me dijo un corredor joven que lo más importante al correr es disfrutar. Por otro lado un corredor experimentado, me dijo que él sale a correr en horarios diferentes para experimentar, y no sólo hacer lo que hacen los demás. Gracias a las redes sociales podemos leer experiencias y fotos impresionantes de paisajes con cimas y valles en los cuales todos quisiéramos estar. Es posible que nadie en nuestra vida se anime a decirnos que si corremos estamos mal.
El correr nos genera sentimientos y emociones que sólo el que lo experimenta con el tiempo lo puede notar. En este artículo https://culturainquieta.com/es/inspiring/item/11022-los-16-tipos-de-sentimientos-mas-comunes-y-su-funcion-psicologica.html
se dice que la emoción sería la primera reacción que experimentamos frente a un estímulo y que tiene que ver con el sistema límbico; y el sentimiento sería el resultado de una emoción, que tiene su origen en el neocórtex, en el lóbulo frontal. La respuesta a un sentimiento puede ser física y/o mental, y está mediada por neurotransmisores como la dopamina, noradrenalina y la serotonina. Asimismo, los sentimientos duran más que la emoción, pues su duración proporcional al tiempo en que pensamos en ellos.
Cuando eres corredor tienes sueños de corredor, te das cuenta que poco a poco tu esfuerzo va dando frutos, y sueñas tus metas, tus cimas, tus victorias y también tus derrotas.
Parece que en nuestros tiempos el running es el deporte más popular del mundo, y para personas que disfrutamos competir más con nosotros mismos y no tanto con los demás, es ideal. Hay quienes dicen que nacimos para correr, pero tenemos que adaptarnos a nuestros límites aunque muchos digan que no tenemos límites. Correr nos enseña a ser honestos con nosotros mismos y uno puede aprender a ser más simple y mejor ser humano. Los seres humanos somos complejos, y al correr en comunidad se puede demostrar mucho de nuestros valores y complejos. CONTINUARÁ….
Tomaso